a

a
Bienvenidos al Blog Oficial de la Real Hermandad y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Humildad y Paciencia, Nuestra Señora de la Amargura, Santo Entierro, Soledad y Santa Ángela de la Cruz de la ciudad de Constantina, con sede en la calle Izquieros y establecida canónicamente desde el 30 de abril de 2011 en la Iglesia de San Juan de Dios.

Este Blog fue creado, en su origen, para transmitir las actividades del anterior Grupo Joven y sirviese de punto de encuentro y unión para todos los jóvenes de nuestra Corporación. No obstante, vuestro continuo seguimiento y la gran aceptación que ha sabido alcanzar, han hecho que evolucionara en sí mismo y sea ahora el centro de transmisión por excelencia del día a día de esta nuestra gran Hermandad.

Salve a Nuestra Señora de la Amargura

viernes, 25 de abril de 2008

COFRADÍA: ¿DESFILE IRRESPETUOSO O RECOGIMIENTO?

Entiendase por Cofradía: Congregación o hermandad que forman algunos devotos, con autorización competente, para ejercitarse en obras de piedad. Pero dicho esto, hay que plantearse si verdaderamente es esto lo que se ve cada día que una Hermandad sale a la calle, al menos aquí en Constantina. Son varios los enfoques desde los que se puede plantear el problema, pero nos vamos a centrar especialmente en dos de ello.
El primero, es desde el punto de vista del cuerpo de nazarenos. Antes de decir nada, hay que felicitar a la mayoría de ellos por su gran comportamiento, y competencia ante acontecimientos imprevistos que tienen lugar durante la Estación de Penitencia. En cambio, hay otros que se dedican a ensuciar la limpieza y el orden con el que se desarrolla el discurrir de la procesión. ¿Cómo? Pues muchos se dedican a llevar grandes reservas de comida o bien reciben un suministro frecuente durante las seis horas de penitencia. Para ello, incumple las normas establecidas, pues tienen que levantarse el antifaz, o se le acerca una persona cercana a esta, dejando al descubierto su identidad, aspecto que va en contra de las reglas de la Hermandad.
Tampoco está permitido el dar la típica bolita de cera a todo aquel que se lo pide, vale que es una imágen típica de la Semana Santa, pero es una acción absurda que altera el orden y la firmeza del cuerpo de nazareno.
Todo ello debería modificarse por el bien de la Hermandad, y por dar la imágen y el recogimiento que se merecen nuestros Titulares.
A todo esto hay que añadirle el comportamiento de gran parte del público que observa desde fuera el pasar de la cofradía. Que menos que callarse los cuatro chismorreos que contar cuando Cristo, que pasa con un sufrimiento enorme, y nuestra Madre detrás, llorando por el Hijo que está a punto de morir por esos que hablan. Es una lástima la falta de respeto que tienen ciertas personas, donde, si sinceramente no desean más que lucir sus trajes de galas, mejor no acudan a ver lo grandiosa que es la Semana Santa. Resulta muy fácil no hechar cuenta alguna a todo el cortejo y aplaudir solo cuando los marivollosos hombres, que van con todo el peso de un Cristo paciente y con la Amargura de una Madre, dan una chicotá o un paso más largo que otro (que no es que eso no sea aplausible, todo lo contrario, solo que hay más cosas aparte).
En fin, que deberíamos colaborar todos, tanto desde dentro de la Hermandad, como los que nos ven desde fuera, por hacer de estas fiestas, algo admirable por todos y de lo que se pueda presumir aún más.

3 comentarios:

Beatriz CR dijo...

Tienes toda la razón. En mi primera experiencia como nazareno me dí cuenta de lo poco adecuados que son algunos de los comportamientos de la gente que sale a ver las procesiones. No se debe generalizar, pero deberíamos tener una actuación conforme a lo que se está viviendo en ese momento. Para los nazarenos creo que sea incómodo hacer su estación de penitencia entre las voces y los comentarios de la gente. Ese es un momento de relexión y meditación, por lo que debríamos respetarlos.

Un saludo

Andrés Manuel Marin Sánchez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Andrés Manuel Marin Sánchez dijo...

Buen comentario, puedo presumir de tener en la familia a dos buenos redactores (mi sobrina Beatriz y mi hijo Andrés Manuel) y por si fuera poco con sentimientos amarguros, rancios y profundos, me atreveria a decir que "ultras"; a veces el sentir "ultra" no es recomendable, pero me tengo que confesar ante vosotros que yo sí lo soy en dos facetas de mi vida, una mi hermandad y otra en otros colores futbolisticos que por pura casualidad coincenden con los de mi querida hermandad.
Pienso que la Estación de Penitencia, es mucho más, no quiero añadir ninguna palabra más pues en éste artículo está bien resumido; yo por ejemplo, llevo mucho años, incluso los ocho que estuve de Hermano Mayor, que ese gran día hago voto de silencio durante las benditas seis horas que estamos con Ellos por las calles de Constantina, para mí es muy dificil el cumplirlo pues tengo fama de hablador, pero lo consigo. Pienso que en ese tiempo, debe de existir el máximo de silencio, oración por nosotros y por todos los necesitados, por nuestro pueblo, por nuestros hermanos que ya no están con nosotros y los ven desde ese "palco" privilegiado (en mi periódo de Hermano Mayor se nos fueron Camareras, Jóvenes Cofrades, Costaleros), luego pensar que pedazo de Hermandad tenemos allí con Ellos.
Un fraternal abrazo en Xto.